A reventar demonios toca

En pocas palabras: Doom 4 (Editado como Doom a secas) viene a contarnos unos sucesos acontecidos en Marte donde BIIM BAAAM BOOOOM!! Sabíamos a lo que veníamos, no?


portadoom.jpg

Sería injusto considerarse a uno mismo incondicional de la saga Doom a sabiendas de la existencia de toda una legión de jugadores hardcore que nunca han dado de lado a la franquicia. Cualquiera de nosotros vio en la aparición de Half-Life, por poner un ejemplo, una ventana por la que asomarse a los shooters de manera diferente, dejando de lado gran cantidad de cosas que nos había brindado toda una generación de FPS descendientes del Doom original.

Pasamos del frenetismo a la exploración, de las explosiones en cadena a la narrativa, de la agilidad mental a los desafíos de lógica y de los mancos a los niños rata. Ni mejor ni peor, simplemente se avanzó en una dirección en la que no había cabida para una determinada manera de hacer videojuegos.

Quería empezar el análisis con estas palabras de respeto porque es una de esas cosas que me transmite la licencia de ID sobre todo lo demás; respeto. Tanto el juego como sus incondicionales, es algo digno de admirar. Mejores o peores, esta gente tiene un sello propio que plasma en cada juego y te llama como el demonio cabroncete del hombro. Eh! Psst! Tu! TU! Te apetece esparcir unos cuantos sesos por el suelo?

¿A quién no le va a apetecer?

Doom_putos_eruditos

Y esto es Doom a ojos Eruditos resumido en un solo gif

La primera idea que se me viene a la cabeza con la campaña de Doom es la de una cuesta abajo. El ritmo se va acelerando en cada nivel; se suma un nuevo tipo de enemigo, te dan un nuevo accesorio para el lanzacohetes, cada vez más demonios en pantalla, cada vez más barriles explosivos por todos lados, cada vez armas más bestias, cada vez más y más… El frenetismo que vimos en los trailers, muy a mi sorpresa se ha mantenido de forma descomunal. Entremezclado con las clásicas zonas de exploración, que si busca el pase amarillo para abrir la puerta amarilla, el pase azul para bla bla bla… Escenarios lineales y laberínticos a partes iguales con sus zonas secretas (mención especial al detalle de la mejora de armas; sólo puedes usar una vez el terminal porque una vez hecho esto, el protagonista le da un puñetazo y lo rompe, así que toca buscar otra), sus coleccionables y sus muchas sorpresas, algo que siempre se les ha dado bien hacer. El caso es que si piensas en todo lo que le pedirías a un Doom, seguramente lo vaya a tener, todo sabe tan añejo y tan bruto que cuesta pensar en qué más le puede hacer falta.

Erudoom

Las animaciones cada vez que recogemos un arma nueva, son deliciosas.

Pero sin duda la joya de la corona del modo para un jugador gira en torno a su mecánica estrella; ir avanzando a través de arenas de combate en las que se desata el caos cuando las activamos, y nos dejan continuar cuando las limpiamos de enemigos. Puede sonar repetitivo. Lo es. Hasta que lo juegas y lo único que pasas a desear en la vida es que llegue la siguiente y la siguiente y la siguiente arena, porque no puedes dejar de matar a esos demonios cabronazos. Momentos de climax donde Doom brilla con luz propia y demuestra no caer en lo típico, en lo maquillado, ni tira de puto dubstep de mierda! Doom es guitarreo del bueno, un maldito rockero sudado arrancando cabezas, por momentos sentirás que son los demonios los que quieren huir de ti por la carnicería que estás montando y volver a su infierno a llorar junto a su papa-demonio. Hacía años que no le gritaba a la pantalla enfervorecido, pero éste es ese tipo de juego. De los que te hacen gritar palabrotas porque sí.

Ya metidos en harina, sentir como se mueve el nuevo título de ID te transportará directo a Quake III, multiplicado por mil. El doble salto (adquirido pasadas unas horas de campaña) le sienta como un guante, el tacto de las armas, el impacto que tiene cada una de ellas en los enemigos, la velocidad de los combates… Es como si hubieras tenido una tecla apagada todos estos años y hubieran venido a encenderla de nuevo. Click! Y a partir de este momento el resto te parecerán juegos a cámara lenta. Un saludo a The Division!

 

 

La ejecuciones se hacen tan repetitivas como esperábamos viendo los trailers. Es más, diría que llega un momento del juego en el que pasan desapercibidas y se convierten en un mero trámite para conseguir items de salud y munición, con su explosión de circulitos brillantes de colores respectiva, claro está. No molestan en absoluto, incluso una runa que adquieres más adelante te da la posibilidad de acelerar estas acciones para poder pasar rapidito de ellas. Está bien implementada como mecánica y le da un toque salvaje al conjunto, pero por muchas animaciones que le hubieran metido al final iba a acabar convirtiéndose en algo que se nos iba a repetir mil veces.

Otra cosa a destacar, es que sin duda este juego gana enteros cuando pasa a convertirse en un reto. La primera vuelta a la historia recomiendo hacerla en dificultad “Ultraviolencia”, para más adelante meterse de lleno en su modo “Pesadilla” y su reto del millón “Ultrapesadilla”, donde no habrá puntos de guardado en todo el juego. Vamos, del tirón y a la máxima dificultad. Desde aquí dejo mi promesa escrita de llegar a completar ese modo, a ese nivel de flipadez estoy, eruditos. La campaña principal se puede completar en unas 8 – 10 horas, dependiendo un poco de tu maña. Ya existen Speedruns por youtube que rondan las 3 horas y media, pero esa gente viene de otro planeta! Pero de verdad, es un juego que se saborea mucho más cuando te hace sudar, cuando no sabes ni por dónde te vienen y aún con esas sabes que tienes el control de la situación.

Doom_erudito.gif

Cuando encuentras el muñequito coleccionable con tu mismo traje, pasa esto. Estas cosas son las que nos hacen felices.

La historia, siendo bastante de Serie Z, tiene ese puntillo canalla que tanto nos gusta, muy al estilo del reciente Wolfenstein también de ID, y con más que rascar de lo que puede parecer en un principio. Guiños, comentarios muy salidos de tono y personajes exagerados hasta límites insospechados hacen muy llevadera una trama cuyo único fin es irnos empujando a matar bichos cual Leónidas dando la patada en el pecho al emisario, enviándonos directos al pozo. Esos escenarios que sólo podrían tener sentido en este juego donde se mezclan la ambientación marciana, el infierno e instalaciones espaciales llenas de paneles táctiles y locuciones de supermercado. Todo muy bizarro, muy sangriendo, con mucha mugre y con una personalidad que juega en otra liga.

Respecto al multijugador, después de haberle dado su buena chicha, no sé muy bien que decir. Me hace plantearme muchas cosas el haber leído montañas de críticas, amigos eruditos que no les ha gustado nada, y a gran parte de la comunidad despreciarlo de forma tan despectiva… Porque a mí me ha parecido exactamente lo que llevaba esperando años. Se hace escaso en mapas, cierto, pero todo lo demás? Quake III ha vuelto, y lo ha hecho en forma de Doom 4, poco más puedo decir. Sin tener unos modos demasiado variados y numerosos, me resulta especialmente loco “controla la zona”, donde una zona delimitada por una línea brillante se va moviendo lentamente a lo largo del mapa, ganando el equipo que más tiempo permanece dentro. Así leído, meh, normalucho. Metido en el multijugador de Doom se convierte en una pandilocura de misiles, gente cayendo por acantilados y demonios comiéndose a enemigos sin un puto momento de respiro. Esto me hace pensar que quizá sea yo quien ha llegado a este juego con demasiadas ganas, así que no ahondaré mas en el tema porque puede que no escriba de manera subjetiES LA PUTA HOSTIA!

El juego ha supuesto para mi lo mismo que supuso el regreso de Mad Max en 2015; una señal de que aún hay quien cree en la acción brutal sin necesidad de pintar su juego con adornitos, reclamos más allá de su jugabilidad o cosas que no te va a ofrecer o lo va a hacer a medias. Creer en la habilidad del jugador en vez de dárselo todo mascadito. El amor al fan de toda la vida por encima de mecánicas de moda. Los barriles explosivos sobre los puzzles. El triunfo del heavy metal sobre el bacalao. Con Doom sabes lo que hay, pero de eso te va a dar tres tazas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s